La iglesia de la Asunción de Rus y su entorno se rehabilitan para incrementar los atractivos culturales del municipio

La localidad de Rus cuenta desde hoy con un motivo más para visitarla. La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, la más importante del municipio, y su entorno han sido rehabilitados y, de esta forma, se incrementan los motivos y atractivos que reúne esta localidad para que sea visitada. La diputada de Empleo, Promoción y Turismo, Ángeles Férriz, el

alcalde de este municipio, Manuel Hueso, y el subdelegado del Gobierno en Jaén, Juan Lillo, han inaugurado hoy esta actuación en la que la Diputación de Jaén ha invertido cerca de 61.000 euros. “Rus es un municipio que tiene la suerte de contar con un rico patrimonio turístico artístico, y su alcalde ha sabido reconocerlo para potenciar la actividad turística y por tanto el desarrollo económico de su municipio”, ha manifestado Ángeles Férriz, que también ha insistido en el compromiso de la Diputación de Jaén en su apuesta por hacer inversiones en las localidades de la provincia “porque creemos que es la mejor manera de ayudar a las economías locales de nuestros pueblos, especialmente, en estos tiempos en los que están trabajando mucho para sobrevivir”.

La intervención, cuyo presupuesto global ha superado los 152.000 euros y que ha contado con la aportación del 1% Cultural del Ministerio de Fomento, pone en valor cultural y turístico este templo del siglo XVI, así como el centro histórico de Rus. “Se trata de un entorno que parte de un entramado medieval, en pleno corazón de la comarca de La Loma, se ha dado realce a la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora que es uno de los vestigios que queda de la obra de los discípulos de Vandelvira, y que es una apuesta de nuestra ruta del Renacimiento”, ha detallado la diputada de Empleo, Promoción y Turismo.

Los escudos del obispo Francisco Delgado indican que la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción debió construirse entre 1565 y 1576. Su traza responde a los presupuestos de la escuela de Vandelvira, con planta centralizada, predominio de bóvedas vaídas y testero plano al que se accede a través de un gran arco toral. Su autor debió ser Alonso Barba, quien introdujo elementos compositivos manieristas, sobre todo en las portadas, sobre un diseño inicial renacentista. Su exterior se cubre a dos aguas, está apuntalado por contrafuertes y consta de dos portadas. En diciembre de 2009 fue declarada Bien de Interés Cultural.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies