Reyes incide en que “hay que cambiar las políticas que se están haciendo porque no ayudan a frenar la sangría laboral”

El presidente de la Diputación Provincial de Jaén, Francisco Reyes, ha inaugurado esta mañana junto a la presidenta del Consejo Económico y Social de la provincia de Jaén (CES Provincial), Carmen Rísquez, y el rector de la Universidad de Jaén, Manuel Parras, una jornada sobre la situación socioeconómica y laboral de la provincia de Jaén en la que se ha

mostrado rotundo sobre la necesidad de “cambiar las políticas que se están haciendo y adoptar otras medidas distintas a las ya puestas en marcha, porque es evidente que lo hecho hasta ahora no ha frenado la sangría económica y social y, sobre todo, la pérdida de puestos de trabajo”.

En esta jornada –cuyo programa incluye la presentación de un dictamen sobre la evolución de la provincia en el periodo 2005-2011, una ponencia del consejero de Agricultura de la Junta sobre la reforma de la PAC más allá de 2013, una mesa redonda sobre desarrollo rural y economía sostenible y la presentación del libro ganador del III Premio de Investigación del CES Provincial–, Francisco Reyes ha subrayado que en la actualidad “el paro es el asunto sobre el que debería girar la actualidad y las preocupaciones de las administraciones públicas a diario, porque ésta es la principal preocupación que se palpa en la calle, se deja sentir en nuestros pueblos y ciudades, y las familias lo sufren en primera persona”. Por ello, el presidente de la Administración provincial considera que el desempleo “debe ser la prioridad para los responsables políticos, que al fin y al cabo somos servidores públicos que estamos aquí para resolver problemas, no para generarlos, como en mi opinión está haciendo en muchos casos el Gobierno central”.

Ésta es precisamente la línea de acción que está siguiendo la Diputación de Jaén, que en los últimos meses ha aprobado una batería de propuestas e iniciativas para paliar en la medida de sus posibilidades la difícil situación que está sufriendo la ciudadanía “por la austeridad a ultranza que se está aplicando, que en vez de ser compartida para recuperar la senda del crecimiento sostenible, que es el único modo de generar empleo, es insolidaria porque privilegia a los poderosos y se ceba con los más pobres y las clases medias”, ha apostillado Reyes.

Entre esas medidas, que según el presidente de la Diputación “intentan responder a la necesidad acuciante de muchos ciudadanos de obtener unos ingresos básicos para poder sobrevivir”, ha citado el Plan de Empleo dotado con más de 10 millones de euros; el incremento del presupuesto para políticas sociales y programas como el Servicio de Ayuda a Domicilio; la inversión en sectores claves para el futuro y la diversificación de la economía provincial, como el turismo -con iniciativas recientes como el Gran Sendero, Conoce tu provincia o Jaén, paraíso de encuentros–, las energías renovables, la eficiencia energética, la agricultura ecológica o la producción agroalimentaria a través, por ejemplo, del programa ‘Degusta Jaén en su interior’; o la creación de la Oficina Provincial de Intermediación Hipotecaria, “que ofrecerá una solución inmediata y eficaz a las familias que puedan verse abocadas a sufrir un desahucio”, ha puntualizado Reyes.

Con la puesta en marcha de estas iniciativas, “desde la Diputación queremos mandar un mensaje positivo que ahuyente ese miedo que en cierto modo se ha apoderado de la sociedad, apostando por que el Estado no deje a nadie atrás, sobre todo a los más desfavorecidos, y fomentando el espíritu emprendedor, apoyando a todos aquellos que tengan algo que aportar, ideas que produzcan valor añadido y, por supuesto, trabajo”, ha resaltado Reyes, quien ha valorado positivamente la labor que desarrolla el CES Provincial “porque estamos convencidos de que es un gran instrumento para la provincia, que permite obtener una radiografía objetiva de la situación socioeconómica y laboral de nuestra tierra”. En este sentido, el presidente de la Corporación provincial se ha comprometido “a mantener el CES Provincial en el tiempo, porque esta herramienta, de la que forman parte los distintos agentes sociales, es fundamental en la actualidad ya que nos puede decir hacia dónde debemos ir de manera consensuada”.

Por su parte, la presidenta de este órgano asesor de la Diputación ha repasado los principales indicadores que se recogen en la memoria del año pasado, “un diagnóstico en el que se observa cómo ha seguido decreciendo todo el tema de la actividad económica, pese a que a principios de 2011 pensábamos que podía ser un año bueno, en el que podía empezar a disminuir todo ese decrecimiento, en el segundo semestre se vio que eso no era así, y finalmente se agravó la situación económica que ha seguido haciéndolo hasta 2012”.

Rísquez ha detallado las conclusiones más importantes que se desprenden de este informe, entre las que ha destacado al olivar, que “el año pasado vivió una campaña muy distinta a ésta, que es mala por cantidad, pero la cosecha anterior fue una de las más productivas y el precio del aceite bajó hasta 1,71 euros por kilo, un 6% menos que el año anterior, por lo que muchas de las explotaciones no fueron rentables y estuvieron por debajo del umbral de la rentabilidad”. Igualmente ha apuntado que el sector de la construcción también disminuyó, que la industria siguió perdiendo empleo, que en el turismo todos los indicadores fueron negativos, que el tema financiero tampoco fue muy bueno porque el crédito no fluyó y, sobre todo, “lo más negativo fue la evolución del paro, ya que empezamos 2011 con un 22,45 de desempleo, acabó el año con un 28% y lo más lamentable es que estamos concluyendo este año con casi 12 puntos por encima”.

Por último, la máxima responsable del Consejo Económico y Social de la provincia de Jaén ha puesto el acento en varias cuestiones que deberán afrontarse con prontitud de cara al futuro de la provincia. Entre estos temas, Carmen Rísquez ha señalado “el enorme porcentaje de paro entre la gente joven, ya que Jaén es la provincia donde se ha alcanzado una mayor destrucción de empleo entre la población menor de 35 años en los últimos 5 años, con un 46,2% de decrecimiento”. En esta línea, también ha recordado otros aspectos, como la calidad de vida o las políticas sociales. Respecto a la calidad de vida, Rísquez ha puntualizado que “la población de la provincia de Jaén disminuyó por primera vez en 2011, lo que se debe al crecimiento vegetativo negativo, ya que tenemos una tasa de natalidad que va disminuyendo continuamente y por otra parte llegan menos inmigrantes y se marcha cada vez más población de Jaén fuera”. Esta circunstancia, según la presidenta del CES Provicnial, “se lleva produciendo en los últimos años, lo que ha provocado que más de 70 municipios de la provincia estén perdiendo población levemente, y además tenemos la población más envejecida de Andalucía, un cambio demográfico al que tendremos que estar muy atentos”.

Finalmente, también se ha mostrado preocupada por el mantenimiento en el futuro de las políticas sociales. “La aplicación de la Ley de Dependencia destaca por el buen nivel que se ha conseguido, pero a partir de 2011 empiezan a disminuir los ingresos del Estado, por ejemplo, en el Plan Concertado que sostiene toda la red de servicios sociales comunitarios, y si esto sigue así pueden peligrar todos los servicios que hasta ahora se estaban manteniendo”, ha remarcado Rísquez.

Además de esta radiografía de la situación socioeconómica y laboral de la provincia de Jaén, la memoria elaborada por el CES Provincial también recoge una serie de recomendaciones dirigidas a las administraciones para que pueda revertirse esta coyuntura. Entre otras consideraciones, Carmen Rísquez ha indicado que es necesario “potenciar el tejido productivo para que sea más competitivo e incrementar el I+D+i porque tenemos una industria muy importante en la provincia, pero sin embargo tiene un nivel tecnológico muy bajo que hace que se vea afectada por todos estos factores”. De igual modo, ha pedido seguir apostando “por la formación de capital humano si queremos ir hacia un cambio de sistema productivo, también las políticas activas de empleo por el alto nivel de paro que tenemos, y hay que continuar manteniendo las políticas sociales ante esta dinámica”. Sobre la posibilidad de ejecutar estas líneas maestras, la presidenta del CES Provincial ha mostrado su escepticismo “porque es especialmente difícil de hacer con unas políticas de recortes como las que últimamente se están aplicando, por eso hay que reorientar estas políticas porque si no vamos hacia un retroceso del que tardaremos bastante en salir para volver a la situación anterior que habíamos conseguido lograr con la lucha de muchas personas”.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies